miércoles, 2 de diciembre de 2015

MEDITACIÓN SOLSTICIO DE INVIERNO


Llega Diciembre y con él un mes muy especial, en todos los sentidos.
Durante este mes tiene lugar un acontecimiento  mágico, el Solsticio de Invierno, que suele ser hacia el 21 de Diciembre.
Este día, es la noche más larga del año, cuna espiritual del renacimiento del sol. 
Una noche para recogerse en torno al fuego o a un conjunto de velas para volver a llamar al sol. Es también un tiempo sagrado para el descanso antes de despertar y la acumulación lenta de energía hacia los días más largos.
En un contexto más amplio este fenómeno evidencia la relación Tierra-Sol, poniendo de relieve el sentido de la unidad planetaria. Representando una gran oportunidad para meditar.
Esta época del año se asocia con la luz, los fuegos artificiales, las hogueras, bengalas y por supuesto las velas.
Hanukkah, en la tradición judía, es el festival de las luces, son 8 días de iluminación.
En la fe cristiana está la corona de adviento y en el norte de la Europa pre-cristiana, se efectuaba la quena de un tronco de Navidad, en la actualidad esta tradición se ha transformado en las luces que adornan el árbol de navidad.
las luces son un recordatorio de nuestra luz interior y la esperanza para el retorno de los días soleados.
 Las fiesta y las reuniones de esta época del año son la respuesta al anhelo de un sentido de permanencia, de ser parte de una tribu y la sensación de tener un profundo vinculo con la familia.
La luz del Sol comienza un nuevo ciclo solar en el solsticio de invierno. Los rayos brillan en la oscuridad y nutren la vida del recién nacido que hay que cultivar. Esto se refleja en la naturaleza, en las semillas que están enterradas en la oscuridad de la Tierra para salir una vez más con los rayos vivificantes del Sol.
La noche más larga es un tiempo fructífero para las intenciones de ajuste, que dan a luz con el Sol recién nacido. Lo que se conciba ahora, puede crecer con el Sol y ganar impulso en la primavera. En estos momentos, se puede iniciar una tradición de establecer las intenciones del solsticio de invierno y en un año, ver como muchas de ellas han llegado a ser. La oscuridad antes del amanecer, al igual que las lunas nuevas, puede ser un momento de gran alcance mágico para elaborar lo que le gustaría que suceda en el nuevo año.
Por eso, este año vamos ha celebrar este día con una meditación. 

Vamos hacer un viaje al interior de nosotros, donde encontraremos realmente lo que queremos para este próximo año y mandaremos energía sanadora a la Gran Madre Gaia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario